jueves, abril 27, 2006

La historia de Juan y el amor a la camiseta

El camerino huele a sudor y vendajes nuevos, Juan de tez morena, 19 años y 1.90 mts de estatura jugará su primer partido profesional, está ansioso y no durmió bien desde que el técnico le informó que jugaría de titular el próximo partido, pasó las noches imaginando las jugadas y el gol que le metería al arquero del equipo contrario, piensa dar lo mejor de sí en el partido más importante de su corta y fructífera carrera deportiva en el Deportivo Cali; atrás han quedado las categorías inferiores, desde las tiernas categorías infantiles en donde generalmente llegaba sin desayuno porque solo tenía dinero para pagar los buses y llegar a los entrenamientos; ha sido un largo camino lleno de responsabilidad y sacrificios, en donde la escuela o el colegio tiene la menor prioridad entre sus objetivos. El equipo ya esta listo para saltar a la cancha, los compañeros, "los profesionales" como Juan los llama, le dan su apoyo y palabras de aliento, el técnico le repite una vez más lo que debe hacer, pero Juan solo entiende que la adrenalina esta por hacer reventar su corazón y debe salir a la cancha para demostrarle a todos que su elección fue un acierto, y como pasa con muchos jugadores a sacar adelante a su familia, a su mamá porque generalmente el padre esta ausente (dicese del padre borrachín que se vuela de la responsabilidad), hermanos y en ocasiones hasta sus propios hijos. Con toda esta responsabilidad, sacrificios y ansiedad a cuestas sale a la cancha, todo es perfecto el clima, el estadio, el olor a lechona que viene del subterráneo, en fin todo esta dado para dar su mejor juego; los minutos que pasa en los actos del protocolo y el himno nacional son eternos, por fin el arbitro coloca el balón en el centro de la cancha y pita el comienzo del partido, las primeras jugadas no son del todo buenas para el equipo pasan los minutos y nuestro jugador no da pie con bola, esta demasiado ansioso para concentrarse, pasa mal el balón y la hinchada del Deportivo Cali, siempre tan "exigente" ya no aguanta más, le empiezan a llover toda cantidad de insultos por parte de las ""arios" "cabezas plateadas" del segundo piso, que van desde el color de la piel hasta su condición social. Termina el primer tiempo y el técnico decide no sacarlo para la segunda parte del juego quiere que Juan demuestre de lo que esta hecho y lo que puede dar, mientras que el técnico lo intenta convencer de esto, Juan solo piensa que debe hacer mejor las cosas. Desafortunadamente el segundo tiempo no es diferente al primero, los "queridos" socios siguen apoyando al equipo menospreciando al jugador y ya metiendose con el técnico "burro" por alinear ese tipo de jugadores en la cancha, el técnico terco como todo buen técnico decide no cambiarlo, y empieza a gritarles a los hinchas para que lo dejen jugar, hasta que finalmente los queridos "cabezas plateadas" del segundo piso viendo la actitud del técnico y que se esta ganando el partido lo dejan en paz. A la postre nuestro jugador abandona la cancha con un profundo conflicto con una institución que le dio todo para llegar hasta donde esta, pero con una hinchada "exigente" que no apoya nada ni entiende que él tiene las condiciones, pero como a todo "hijo" debe ser educado, apoyado y disciplinado cuando la ocasión lo disponga, ahora en su corazón solo existe rabia por esas personas que no saben de fútbol y que vienen al estadio a desahogar sus resentimientos con él. Lamentablemente este sentimiento es compartido por muchos exjugadores del equipo, pregunten a Victor Bonilla jugador inolvidable del Deportivo Cali 2 veces campeón y finalista de la copa libertadores porque siempre que regresa a la ciudad se va a entrenar con el América, si señores con el América, o cuanto le costo a Milton Rodríguez poder jugar de titular sin rechiflas, o a Leider Preciado que con 28 tantos entre pecho y espalda era ridiculizado y maltratado por la hinchada, o cuando Elkin Murillo a pesar de tener su niño especial en el hospital jugaba tragándose su tristeza, lo mismo pasó también con Carlos "Telenbi" Castillo, Jorge Diaz, Oscar Echeverri, Andres Mosquera, Wilson "Wipipe" Segura cuarto Mejor Goleador Mundial de Primera División de 2005, y la lista continua. Siempre nos preguntamos ¿porque los jugadores del Deportivo Cali salen del equipo y son figuras?, me parece que la pregunta que nos debemos hacer es ¿qué tenemos que hacer como hinchas para que los jugadores amen esta camiseta?

2 comentarios:

caq dijo...

De acuerdo ....

es un punto de vista (y comparto, es una parte del problema). Porque
también específicamente en el caso del Wipipe Segura , a propósito de su éxito en el Ecuadorrrssch, le preguntaron en el Corrillo de Mao a la esposa, porque el Wipipe triunfaba allá cuando aqui no pudo. Y ella ingenuamente respondió:
"por que acá (En Ecuadorrrssch) no hay SAMBA CARAMBA"

Mmm ??

Anónimo dijo...

Es verdad, aqui son demasiado vagos con la complacencia de algunos dirigentes