lunes, septiembre 25, 2006

No se pueden perder puntos en casa II Cali 0 – 0 Huila

Por Erwin Gonzalez

Llegando al estadio me sorprendio ver en la fila tal cantidad de personas, bueno ... ejem ... llegue un poco tarde, esta bien lo admito los equipos ya estaban en la cancha y entre justo en el himno nacional con puntulidad de relojero.

El estadio tenia una poca cantidad de hinchas, y muchos eran niños que entraban gratis; el ambiente en general era el esperado para este tipo de encuentros; el arbitro pita y comienza el partido.

No se puede subestimar a ningún rival y mucho menos en el fútbol colombiano que todos están por un mismo nivel. Hoy en día no hay equipo “chico”, cualquiera viene y se encierra con dos líneas de cuatro y juega a pescar algún error.

Pienso que los jugadores entraron confiados que de nombre y camiseta iban a pasar por encima del Huila. Se notaba en su actitud; no se veía la fogosidad que les conocemos y que sabemos que pueden dar.

Aunque me pareció interesante la novedad de Labruna del 3-5-2, haciendo presión sobre los contrarios y llevandolos a quedarse en fuera de lugar, todo esto dirigido por nuestro Caballero del área.

Labruna debió tener la sabiduría para cambiar sobre la marcha cuando los minutos pasaban y el bosque de piernas unido a los cabezazos de la zaga del Huila conjuraban los insípidos y repetidos ataques de nuestros verdes.

Variantes? Humm ayer pensábamos que no las había en el banco y que eso debía estar pensando Labruna (por eso demoró los cambios). La cuestión era más de actitud y el que la mostraba que era Loboa, poco lo utilizaron por su punta.

De los hinchas quiero anotar que brillaron por su ausencia, será que presagiaban el poco espectáculo que vimos o es que solo acompañan al equipo en las buenas y lo abandonan cuando no aparecen los resultados. Al equipo hay que estar con él en las buenas y en las malas.

La figura no estuvo en la cancha sino en la tribuna, ante el soso partido que presenciamos; mejor estuvo admirar la belleza de la mujer caleña.

2 comentarios:

Felipe R. dijo...

Buenísima la entrada, Ricardo.
Es una síntesis sencilla y clara de lo que pasó el domingo.
Mujeres anímense a volver a adornar el estadio. El Pascual vibra con la presencia femenina.
Buena esa caleños.

Obelisco dijo...

está como buena y ojalá volvieran más hinchas así al estadio, seguro llevan más gente.